Facebook, la privacidad y la nueva burbuja2.0

Fue muy discutido en varios blogs el reciente artículo de Alex Iskold: Facebook and the myth of contextual adversiting.

Palabras mas, palabras menos, el autor demuestra que actualmente Facebook no tiene la capacidad para “leernos la mente” e invadirnos con anuncios publicitarios personalizados de acuerdo con nuestros gustos.

Aunque no pude hacer la prueba por mi mismo y traer una muestra de ejemplo (screenshot, que llaman) me parece que probaron y desmintieron uno de los mitos que se han creado alrededor de este sitio:

Facebook no sabe todo de mi, podría saber muchas cosas, pero definitivamente aún no lo hace.

La panacea de los anunciantes que buscan llegar a cada persona para ofrecerle un producto adecuado a sus necesidades y sus mas recónditos deseos aún esta lejos de hacerse realidad.

Ni siquiera Gmail lo hace. A Google no le importo como carloscaicedo pues ese nivel de detalle no es útil para sus pautantes. A Google le interesa saber que soy una persona que vive en determinada ciudad, con un rango de edad tal y que junto con otras variables demográficas ayudan a definir un perfil de usuario que afina con cada uno de los servicios de Google que voy incorporando a mi vida.

Lanzo mi teoría: En algunos casos, la privacidad es moneda de cambio.

¿Nunca han pensado en el costo que represento para Google al abrir una cuenta de correo?

Esta es mi explicación: Querido lector, si usted trabaja en una empresa es muy probable que tenga un correo del tipo lector@empresa.com, ¿no es cierto?

¿Ha pensado sobre cuánto le cuesta a su empresa mantener el servicio de correo eletrónico?

Si en su organización tomaron la decisión correcta, lo mas probable es que tercericen el servicio, por lo que le pagarán a un proveedor externo un dinerillo mensual por su mantenimiento o en el peor de los casos (pero el mas frecuente) han contratado a unos cuantos técnicos e ingenieros para que hagan el mantenimiento mensual del sistema de servidores que adquirieron.

Google funciona igual, pues nos cobran por usar su servicio. Claro, no es dinero contante y sonante, pero si es un valor que podría ser determinado. La “relación comercial” nace cuando al aceptar los términos y condiciones del servicio de Gmail estamos aceptando el uso de nuestra información para que les ayudemos a dirigir una pauta publicitaria acorde con nuestras preferencias.

Gmail no lee (comprender, entender) el mensaje de correo electrónico que tengo en mi bandeja de entrada, a Google le interesa encontrar algunas palabras relevantes, ya sea por que se trata de términos populares o si no de expresiones que usamos frecuentemente en nuestras búsquedas para que, a partir de ellas, lanzar mensajes publicitarios adecuados a mi contexto. ¿Es eso malo? Me parece que no, pues el beneficio que recibo al tener semejante sistema de correo electrónico es mucho mas alto que el costo que implica para mi desligarme de un poco de privacidad.

Pero bueno, eso es Google… ¿Pasa lo mismo con el tristemente célebre Beacon?

Ahi si no, pues Google afecta mi esfera individual mientras Beacon tiene el poder (bueno, realmente tuvo, si nos dejamos guiar por este artículo publicado en el blog oficial de Facebook) de difundir y determinar la reacción de otros sitios en internet, sobrepasando mi esfera individual.

Por si acaso, Beacon es la grandiosa idea que se le ocurrió a Facebook para lograr obtener mas ingresos: Empleando cookies, quieren venderle a clientes externos la posibilidad de conocer mis preferencias y rastrear todos mis movimientos en la Internet para luego crear anuncios que podrían ser conocidos por todos! …y no solo eso, de acuerdo con investigaciones adelantas, ni siquiera desactivando esta opción, ¡los anunciantes dejan de enviarle información a Facebook (sin importar si eres miembro o no)!… ¡Esas son palabras mayores! Ahi es donde el negocio se empieza a volver muy pero muy turbio, ¿no creen?

Pero bueno, eso es entendible (y aqui es donde viene la parte donde desarrollo la parte final del título): Facebook esta desesperado por mostrar rendimientos financieros reales. La valoración que han hecho a esta empresa por cerca de 15 billones de dólares obliga a sus directivos a mostrar resultados cuanto antes, pues tengan en cuenta que Ford esta valorada en 16 billones… ¿no creen que están exagerando?

Además, el hecho que Microsoft haya comprado parte de la pauta no era señal de su boyante desempeño sino el resultado de una movida “estratégica” de los de Redmond ante los avances de Google y otros competidores que SI han entendido la dinámica de la nueva Internet.

Facebook, lastimosamente, representa a la perfección esas empresas2.0 que estan imitando a aquellas que cayeron en la primera burbuja de la Internet: Modelos sobre dimensionados, supuestamente con miles de clientes pero sin un plan real de ingresos, dirigidas por intrépidos ejecutivos preocupados mas por acuñar frases y estar pendientes de lo hype que en vez de preocuparse por buscar un buen retorno a la inversión.

Para la muestra, este divertido video (que no pude dejar de bloggear):

  • http://patton.blogdeldia.com Patton

    jajajaj, es que luego de ver ese video, ¿quién podría resistirse?

    Que buen video.

  • http://rchicangana.blogspot.com Ricardo CHicangana

    Hey Buen articulo felicitaciones esta chido tu blog