One more thing: ¡ahora van por los pagos electrónicos!

Hasta hace un tiempo, Apple cerraba sus presentaciones con una nueva iteración del iPhone. Aunque ayer se presentó una versión renovada del teléfono (mas delgado, mas poderoso y por supuesto, mas grande), no fue el protagonista del siempre muy bien montado evento de presentación (del streaming encontré una razón por la cual no funcionó como debería).

El iPhone cumplió con las expectativas (filtraciones) que todos esperaban, pero ninguno tenía entre sus pronósticos la entrada de Apple a un segmento del mercado muy interesante: los pagos electrónicos.

Desde hace unos años y gracias a iTunes, le entregamos a la manzanita la información de nuestra tarjeta de crédito para poder hacer las compras a través de su plataforma. Nos convencieron sin mayor problema para entregar la información mas valiosa que tenemos en la billetera y así “ahorrarnos” un paso al momento de decidir si queremos comprar algo o no.

Apple quiere ir mas allá: quiere facilitar el proceso de compra de cualquier producto. Ya no van por las canciones ni las suscripciones a las revistas. Quieren una tajada de las compras que hacemos en el supermercado, de la entrada al cine, de todo. Así como convencieron a la industria de la música con una plataforma y una base de usuarios dispuesta a hacer pagos electrónicos, ahora quieren llegar a las grandes cadenas de productos y servicios gracias a la popularización de sus dispositivos móviles.

Apple no se destaca por ser una empresa pionera, pero si por mejorar y facilitar procesos. Ni el iPod, ni el iPhone ni el iPad fueron primeros en su especie,  pero estuvieron apalancados en una plataforma muy bien estructurada y en una experiencia en el usuario orientada a facilitar el consumo para que el proceso de comprar una canción, descargar una aplicación o suscribirse a una revista fuera muy sencillo. Lo mismo ocurre con el uso de tecnologías como NFC para hacer pagos en línea. Android la tiene en sus dispositivos desde hace un par de años, pero creo que el sistema que propone Apple y sobre todo, las alianzas con las que arranca, es un paso adelante en desarrollar y fortalecer un ecosistema de pagos electrónicos, el cual esta soportado en su nueva gama de teléfonos y en el reloj que permite a los usuarios del iPhone 5 usar estos servicios.

Ahora bien, esto funciona muy bien en Estados Unidos o en Europa (donde por cierto, llevan ya un buen tiempo usando estos medios de pago) pero, ¿qué pasará en latinoamérica y en países como el nuestro donde apenas estamos comenzando a hacer compras en Internet?

Como lo dijo mi buen amigo Victor, nuestro problema son los bancos:

Los bancos son paquidérmicos por naturaleza, pues cada avance tecnológico debe contar con la venia de varias vices y con el visto bueno del siempre paranoico “departamento tecnológico”. Aunque en el mundo han surgido iniciativas como la de Simple para facilitar los procesos bancarios, creo que el sistema bancario Colombiano es muy indeciso en ofrecer servicios de este tipo y cuando los hacen, se aseguran de pasar inadvertidos. Dos ejemplos:

Cuando comencé a hacer compras en Internet, necesitaba de una tarjeta de crédito que permitiera hacer compras internacionales. Hasta hace unos años, esto era una excepción pues no todos los bancos ofrecían este servicio. Gracias a un amigo que trabajaba en Bancolombia, supe de la existencia del servicio de eCard, que te brinda los datos de una tarjeta de crédito “fisica” para que hagas compras debitándolas de tu cuenta de ahorros. Es una gran idea, ¿no creen?. Les pregunto: ¿han visto alguna campaña de Bancolombia para motivar el uso de este servicio? ¿No creen que así fomentarían la apertura de cuentas de ahorro?

Vamos con otro ejemplo: hace unos dos años tuve que cambiar mi tarjeta débito por una con chip, por lo que decidí hacerlo por una que además contaba con tecnología PayPass. La primera persona sorprendida ante mi petición fue la encargada de atenderme, quien me confesó que hasta ese día, yo era la única persona que la había solicitado (tengan en cuenta que la oficina del banco esta en pleno corazón del sector financiero de Bogotá). Luego el sorprendido fui yo, pues no encontraba en donde usarla. Sólo hasta hace unos meses pude “estrenarla” en la taquilla de un cine, con la extrañeza del encargado que me atendió, pues no había tenido que recibir un pago así.

Tanto la tarjeta eCard como el uso de tecnología NFC son herramientas para facilitar el pago, servicios agregados que ofrecen los bancos y que con base en ellos podríamos tomar una decisión sobre en donde abrir una cuenta. ¿Porqué no lo promocionan entonces? Es cierto que se trata de opciones que solo una minoría los usan cuando se lanzan, pero son esos usuarios quienes promueven el uso entre las demás personas. Así funcionan las cosas en el mundo digital: conquista a los early adopters y ellos serán los encargados de promocionar las ventajas de tus productos.

 

¿Será que en los próximos dos años podremos usar los servicios de Apple Pay en Colombia? ¿En unos meses puedo pagar en cualquier supermercado con el servicio PayPass de mi tarjeta débito?

 

 

p.d. En abril de 2003, Apple lanzó el servicio del iTunes Store, convenciendo a las disqueras que era mejor vender las canciones al menudeo. Once años después regalan el último álbum de U2 (hubiera preferido los 8 primeros). El negocio de la música ya no está en la venta de las canciones sino en los conciertos y en la mercancía conmemorativa.